Comprar una vivienda implica responder a las deudas con la comunidad

Cuando vamos a comprar una vivienda es normal averiguar si tiene cargas hipotecarias, si está en una buena zona, si está ubicada en una calle segura o si cuenta con los servicios que se ajustan a nuestras necesidades. Sin embargo, averiguar si hay deudas con la comunidad de vecinos no siempre está en los primeros puestos de esas cosas que tienen mucho que ver con la compra de la vivienda. Un despiste extraño si tenemos en cuenta las responsabilidades que vamos a tener para con esas deudas.

A la hora de comprar una vivienda tenemos que estar atentos a todas las deudas con la comunidad de vecinos para que ningún gasto nos pille desprevenidos.

La comunidad de vecinos y las obligaciones de los nuevos propietarios

Hemos comprado una vivienda y de repente la comunidad de vecinos nos reclama las deudas del anterior propietario. ¡Sorpresa! ¿Cómo es posible que el nuevo adquiriente se tenga que hacer cargo? Pues así es: el nuevo propietario de la vivienda o del local tiene que hacer frente a estas deudas en concepto de gastos de la comunidad porque la Ley de Propiedad Horizontal así lo establece a través de su artículo 9.1.

Por un lado, esta Ley establece que cada propietario tiene la obligación de pagar la cantidad fijada por la comunidad para el mantenimiento de los inmuebles, así como de sus servicios. Por otro lado, esta misma norma es tajante a la hora de establecer que el «adquirente de una vivienda o local en régimen de propiedad horizontal, incluso con título inscrito en el Registro de la Propiedad, responde con el propio inmueble adquirido de las cantidades adeudadas a la comunidad de propietarios para el sostenimiento de los gastos generales por los anteriores titulares hasta el límite de los que resulten imputables a la parte vencida de la anualidad en la cual tenga lugar la adquisición y a los tres años naturales anteriores. El piso o local estará legalmente afecto al cumplimiento de esta obligación».

Así, queda manifiesto que existe una obligación personal legal del propietario de la vivienda o inmueble a pagar las cuotas establecidas, así como que la vivienda es garante del pago de los gastos comunes independientemente de quien sea el actual dueño y que este no sea el deudor de las cantidades adeudadas.

El alcance de lo que establece la Ley con respecto de la vivienda

Con la Ley en la mano, «la vivienda queda afecta, con independencia de quien sea su actual dueño, al pago de los gastos comunes de la anualidad corriente y los 3 años anteriores, aunque el actual dueño no sea el deudor de la Comunidad. Significa que aunque el actual propietario no sea el deudor personal de la Comunidad, el piso o local adquirido, va a responder de las deudas con la Comunidad del anterior propietario con un límite que se extiende a la anualidad en la que se adquiera y a los tres años anteriores».

¿Qué significa esto? Hay que tener claro que una vez compremos una vivienda con deudas en este sentido, no seremos nosotros los deudores personales de las cantidades no pagadas en concepto de comunidad. No seremos los deudores responsables, pero sí la vivienda que acabamos de adquirir. Total, que lo mismo es que lo mismo da. Que, aunque no adquiramos la deuda con la compra, sí que el inmueble queda afectado por la deuda dentro de los límites señalados.

El deudor personal seguirá siendo el propietario anterior, responsable de no haber hecho frente a sus pagos de comunidad, pero la vivienda también lo será en parte y por ende nosotros como nuevos propietarios. Un poco de lio o de fragosidad legal que en resumen significa que el deudor personal sigue siendo otro, mientras que nosotros como nuevos propietarios tendremos que hacer frente a las cuantías que establece la Ley si no queremos que la vivienda que acabamos de comprar se vea afectada en caso de que la comunidad emprenda acciones legales.

Imaginemos un caso práctico de deuda en una comunidad de vecinos

Imaginemos que un propietario de un piso, el anterior propietario, dejó de pagar la comunidad desde marzo de 2015 hasta marzo de 2020, momento en el que adquirimos la vivienda. En este caso, desde esa fecha en adelante somos los responsables de los pagos de los recibos, mientras que el anterior propietario seguirá siendo el deudor de esas mensualidades impagadas durante cinco años; es decir, desde 2015 a 2020.

Si tenemos en cuenta lo que dice la Ley de la Propiedad Horizontal en ese artículo 9.3 que ya hemos mencionado, tendremos que hacer frente a los pagos de las mensualidades anteriores a los tres años previos a la compra – es decir, a los de a partir de 2017 en adelante – así como a los correspondientes a ese 2020 – enero, febrero y marzo – pese a que en esas fechas aún no éramos los propietarios legales del inmueble.

Las consecuencias de negarnos a pagar las deudas de la comunidad de vecinos

Llegados hasta aquí y siguiendo con el hipotético caso de que nos negáramos a pagar o que en nuestra comunidad de vecinos se negara a pagar un nuevo propietario, la comunidad podría poner en manos de un especialista esta reclamación de cantidades a través de lo que se conoce como un proceso monitorio; un procedimiento regulado por otro artículo de la Ley de Propiedad Horizontal.

En el caso de tener que poner en marcha este procedimiento para reclamar una cantidad adeudada, debemos saber que habría que celebrar una junta de vecinos de carácter extraordinaria para aprobar esta reclamación judicial de cantidades; un paso previo e indispensable para el inicio del procedimiento.

Lo que queda claro es que los gastos en concepto de comunidad son responsabilidad de alguien en cualquier caso, así como que deben ser pagados. En caso contrario, la Ley además de las obligaciones pertinentes, establece una serie de mecanismos para garantizar el pago de dichas deudas. Unos mecanismos que pueden afectar, y de hecho lo hacen, a los nuevos propietarios. Es por esto que si vamos a comprar una vivienda es muy conveniente comprobar que esta está al corriente de dichos pagos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *