Qué es la descalificación de una VPO y qué te permite

 


Los contratos de compra de una Vivienda de Protección Oficial (VPO) tienen ciertos requisitos y limitaciones destinadas a proteger la certificación de VPO de dicho inmueble, entre ellas, que debe destinarse a ser la vivienda habitual. ¿Qué sucede entonces si queremos venderla o alquilarla? Ciertamente existe la posibilidad de descalificarla, bajo ciertas condiciones. A continuación, explicaremos en qué casos es posible.

Características de las VPO

Para comprender mejor cuáles son las limitaciones y las posibilidades para descalificar estas viviendas, veamos primero sus características más importantes.

– Las VPO están destinadas a garantizar el acceso a un hogar digno para personas con pocos recursos y necesidades especiales.

– Están subvencionadas por alguna de las Administraciones Públicas (ya sea a nivel nacional, de las comunidades autónomas, municipal…).

– Deben constituir la vivienda habitual.

– Generalmente, estas viviendas no superan los 90 m2, aunque si están destinadas a personas con necesidades especiales (como mobilidad reducida) pueden tener superficies mayores.

Cómo vender o alquilar sin descalificarla

Debemos recordar que no siempre es necesario descalificar una vivienda protegida para vender o alquilarla, ya que:

– Las condiciones de la VPO solo se mantienen durante 30 años. Después será como cualquier otra vivienda.

– Antes de transcurrir este plazo, es posible venderla, pero su precio no podrá superar cierta cuantía, que viene fijada por ley y depende de la ubicación. Además, estará sujeta a los derechos de tanteo y retracto.

– Para venderla, es necesario pedir autorización de venta a la Administración competente y la persona que la compre debe cumplir los requisitos establecidos para acceso a VPO.

– Pueden heredarse, pero los herederos deberán conservar las condiciones iniciales de la VPO.

La descalificación de las VPO

No obstante, los propietarios de una VPO pueden también vender o alquilarla si proceden a su descalificación.

La legislación para la descalificación puede consultarse en el Decreto 149/2006, modificado por el Decreto 161/2018 y se desarrollan determinadas disposiciones de la Ley 13/2005. Si la viviendas fue calificada antes de entrar en vigor el Decreto 149/2006, se aplicará su disposición transitoria segunda.

Condiciones para la descalificación de una VPO en Andalucía

En esta normativa podemos encontrar que las condiciones para descalificar una vivienda son:

– Que haya transcurrido el plazo que establece su programa de acogida, generalmente de 10 años desde la calificación. Aún así, existen excepciones que permiten venderla en dicho plazo.

– Que haya sido la vivienda habitual durante al menos 5 años antes de rellenar la solicitud de descalificación.

– Que la procedencia de los suelos donde esté ubicada no impida su descalificación.

– La descalificación no debe causar perjuicios a terceros.

– Aportar la documentación necesaria, que detallamos a continuación.

Documentación necesaria para descalificar una VPO en Andalucía

Si se cumplen las condiciones anteriores, se puede solicitar la descalificación de la vivienda. Para ello, será necesario aportar lo siguiente:

Impreso de la solicitud de descalificación: se encuentra en el Anexo II del Decreto 149/2006. También se puede descargar de la web del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana o del Catálogo de Procedimientos Administrativos.

Documento Nacional de Identidad o equivalente: Autorización a la Administración para la verificación electrónica de la identidad o, en su defecto, fotocopia compulsada del DNI o equivalente de todos los propietarios de la vivienda.

Título de la propiedad tal y como está inscrito en el Registro de la Propiedad. Consistirá en la nota simple del Registro de la Propiedad de antigüedad no superior a un mes en el momento de la solicitud y copia de la escritura de compraventa. Si es el primer comprador y obtuvo un préstamo cualificado, deberá adjuntar la certificación bancaria de las ayudas que recibió de la administración correspondiente, mediante una consulta a la Entidad Bancaria que refleje la cualificación del préstamo y las cantidades exactas de ayudas al préstamo cualificado recibido.

Declaración de haber residido de forma habitual y permanente en la vivienda al menos durante los 5 años inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud. Se puede efectuar marcando la casilla correspondiente en la solicitud de la descalificación, pero siempre se recomienda adjuntar para agilizar los trámites.

– Declaración del solicitante relativa a que la descalificación no ocasionará perjuicio a terceros. También se efectúa marcando las casilla correspondiente de la solicitud.

– Certificación de que la procedencia del suelo no impide la descalificación. Se deberá solicitar en el Registro de la Propiedad nota de la transmisión del suelo al promotor, identificando a ambas partes. Si el primero en transmitir la propiedad fue una administración pública, se solicitará en esta misma en vez de en el Registro de la Propiedad.

– Copia compulsada del último recibo del IBI sobre la vivienda donde aparezca la referencia catastral de la vivienda. En el caso de no disponer del mismo, se puede presentar otro documento que permita la identificación de la referencia catastral.

Certificación bancaria de las correspondiente Administraciones concedieron las ayudas directas o indirectas en relación a la vivienda. Si fueron concedidas por la Consejeria de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, no es necesario aportarlas. Si fue por un préstamo cualificado, se hará por medio de una consulta bancaria a la entidad que la concedió, donde consten las fechas y las cuantías. Si el solicitante fue el primer propietario de la VPO deberá presentar el certificado del Ayuntamiento sobre las ayudas que recibió.

Tener en cuenta que todas estas ayudas deberán ser devueltas en el caso de aceptarse la solicitud de descalificación.

¿Dónde presentar la documentación?

En Andalucía, normalmente estos trámites se efectúan presencialemente en la Conserjería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

Sin embargo, también es posible entregar la documentación en:

– Otros registros de los órganos de la Junta de Andalucía.

– Los registros de cualquier órgano administrativo que pertenezca a la Administración General del Estado.

– Los registros del Ayuntamiento si éste ha suscrito el oportuno convenio.

– Las oficinas de Correos.

– En el caso de encontrarse en otro país, las representaciones diplomáticas u oficinas consulares de España en el extranjero.

Una vez efectuados los trámites y aceptada la solicitud, solo quedará devolver las ayudas a la Administración que las haya concedido y ya se podrá vender o alquiler la vivienda de protección oficial como cualquier otra, de forma particular o a través de una inmobiliaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *